¿Sabías que?
no se puede hacer ciencia ni tecnología de calidad sin tener en cuenta las diferencias de sexo y de género?

La introducción de perspectiva de género y de sexos en la investigación científica y técnica se traduce en innovación y ofrece nuevos métodos de análisis en ciencias básicas y aplicadas.

En medicina, por ejemplo, reconocer la osteoporosis como una enfermedad femenina demora el diagnóstico y el tratamiento en hombres o, puesto que la provisión de agua en África Subsahariana es un trabajo que hacen las mujeres, son ellas quienes poseen un detallado conocimiento del suelo y del rendimiento de este recurso, información vital a la hora de impulsar proyectos de ingeniería civil para localizar nuevos pozos y grifos de agua.

El género y el sexo deben ser transversales a todos los aspectos de la vida. Formar equipos de trabajo donde hombres y mujeres sean pares en número y capacidades enriquece la excelencia del conocimiento.